El RENATRE informa que se extendió el plazo de actualización de datos registrales para empleadores hasta el 30 de noviembre

Ver mas...

Agasajo para periodistas en la Cámara de Senadores

Ver mas...

La subsecretaria de Medios saluda a todos los/as periodistas

Ver mas...



Una manera diferente de estar informado

mircoles 12 de diciembre del 2018



Deportes

  2018-01-18 02:07:20

Catamarca le dice adiós a El Gráfico


Catamarca le dice adiós a El Gráfico

La desaparición de la revista El Gráfico, que el año que viene hubiera celebrado un siglo de vida, representa el final de una era en el periodismo deportivo argentino.

En sus 99 años de historia, El Gráfico fue mucho más que una revista. Tuvo algunos rivales esporádicos, como la revista Goles o la Sólo Fútbol, pero los vaivenes económicos la mostraron como única sobreviviente de las grandes revistas deportivas, hasta que también anunció su cierre, quizás para convertirse al formato digital… pero no será igual.
El Gráfico se nutrió durante décadas de plumas exquisitas, entrevistas únicas y un material fotográfico impresionante, que sin dudas se conservará como patrimonio invaluable para coleccionistas de todo el mundo.
Pero su riqueza esencial pasó siempre por la capacidad de reflejar los acontecimientos más espectaculares del mundo deportivo. Hazañas, tragedias, triunfos y fracasos del deporte nacional e internacional, fueron documentados semana a semana por El Gráfico de una manera que nadie más pudo.
Para dimensionar lo que El Gráfico representó durante décadas, fundamentalmente en el siglo pasado, debe recordarse que durante muchísimos años no había partidos de fútbol televisados, mucho menos internet, y la única manera de seguir las competencias era a través de las transmisiones radiales o los diarios, que imprimían en blanco y negro. De esta manera, El Gráfico era la única oportunidad de ver a las grandes estrellas en fotografías a color.
La tapa de El Gráfico era algo casi mítico y, para cualquier deportista, aparecer en esa portada era el símbolo de la consagración.
 
El Gráfico y Catamarca
Como en todo el país, la revista fue muy leída en Catamarca. No era un producto de consumo masivo porque su precio no estaba al alcance de todos. Eso hacía que en ocasiones resultara difícil conseguirla, porque los kioscos y canillitas traían pocos ejemplares. Para asegurarse, había que reservarlo con anticipación.
La rapidez con que se vendían los pocos números que llegaban había hecho famoso un chiste para los empleados vagos en cada oficina: “A Fulano le dicen El Gráfico, porque aparece los lunes y el martes ya está agotado”.
A Catamarca El Gráfico llegaba un día más tarde y era esperado con ansiedad, sobre todo por el público futbolero.
El interés pasaba generalmente por seguir los acontecimientos y las figuras nacionales, pero ocasionalmente algún catamarqueño era también noticia.
El primer deportista local que saltó a la tapa de El Gráfico fue el boxeador Oscar Díaz, campeón argentino de peso pluma. Cachín fue tapa en 1961, y esa aparición fue un enorme acontecimiento para la provincia. No era para menos: pasaría un cuarto de siglo hasta que otro comprovinciano se calzara una corona nacional de boxeo (Luis Soto, en 1986).
Más cerca en el tiempo, el futbolista Daniel Díaz también conquistó la tapa de El Gráfico: con Boca Juniors, el Cata logró su lugar entre las máximas estrellas deportivas.
Sin tapa, pero con menciones interiores, aparecieron también el futbolista Julio César Bayón (campeón mundial juvenil en Qatar 95), el boxeador Hugo Soto (campeón mundial mosca en 1998) y Miguel Arévalo (cuando Marcelo Tinelli intentó contratarlo).
Otra recordada mención a la provincia se dio en abril de 1984. Aquella vez, se había programado un amistoso del primer equipo de Boca Juniors en la Liga Catamarqueña contra un combinado local. Las grandes figuras boquenses eran dos: el arquero Hugo Gatti y el goleador Ricardo Gareca. Pero finalmente Boca vino a Catamarca sin Gatti y sin Gareca, lo que decepcionó a gran parte del público, que se sintió estafado.
El partido se jugó de todas formas a cancha llena, pero El Gráfico reflejó el conflicto en un informe de seis páginas, con el título “El conflicto de Gatti y Gareca en Catamarca”. El plantel de Boca revolucionó la ciudad durante su estadía y ese fenómeno también se reflejó en El Gráfico. El periodista que llegó para hacer la cobertura, Eduardo Rafael (ya fallecido) firmaba autógrafos a la par de los jugadores.
En otra ocasión, dos páginas de El Gráfico se ocuparon de un pequeño incidente en la Liga Catamarqueña. La historia cuenta que en el “Malvinas Argentinas” se había presentado un juvenil Ramón Díaz, quien ya se había consagrado en el Mundial de Japón y era toda una figura. Pero Ramón, poco amigo de las notas, atendió muy mal a los periodistas catamarqueños y no quiso hablar con nadie. El maestro Leo Romero, hoy colaborador de El Esquiú.com y por entonces en La Unión, se ocupó de cuestionar la descortés actitud con un artículo que señalaba: “Ramón Díaz tiene mucho de buen jugador, pero poco de señor”. Esa crónica tuvo repercusión en El Gráfico, que la reprodujo a doble página con una entrevista a Ramón Díaz titulada “¿Qué te pasa, Pelado?”, donde el riojano se disculpaba.
Pequeños recuerdos de El Gráfico, a los que el lector podrá sumar seguramente muchos más, en la despedida de una publicación que marcó una época, y ahora se sumará a los recuerdos legendarios de los amantes del deporte.



Fuente: El Esquiu.com

Compartir por WhatsApp

Comentarios  (0)



Nombre: 

   

E-Mail: 

   

Comentario: 

   
 
Desarrollado por: © Sicasoft