domingo 20 de junio de 2021 - Edición Nº928

Entretenimiento | 3 jun 2021

Horacio Cabak renunció a Polémica en el bar


Seis meses. Una crisis matrimonial. Y varias peleas con compañeros. Ese fue el coctel explosivo que dictaminó el final de la participación de Horacio Cabak en Polémica en el Bar. La salida del modelo fue reconfirmada con un escueto saludo que hizo a través de su cuenta de Twitter: “Adiós @PolemicaBar. Gracias por todo”.

En público, Cabak eligió agradecerle la cuenta oficial del programa. Así de simple. En privado, el vínculo con Mariano Iúdica y con el productor Gustavo Sofovich estaba roto desde hacía varias semanas. Y todo se inició cuando Horacio se vio expuesto mediáticamente, el día que se separó de su esposa Verónica Soldato. Al parecer, el modelo fue dado de baja por la producción. La mala relación fue fundamental para que deje de formar parte del envío.

Todo comenzó a finales de abril. Luego de permanecer internado durante 12 días en la Clínica Zabala por una complicación pulmonar derivada del COVID-19, su mujer lo echó de su casa, tras 27 años. El encargado de dar al noticia a conocer fue Ángel de Brito, quien además había dicho que la ruptura se dio en malos términos a causa de una supuesta infidelidad del conductor.

El jurado de La Academia de Showmatch reveló que Soldato había encontrado mensajes de WhatsApp que Cabak le había enviado a otras mujeres cuando tomó su celular para buscar algo que él le pidió. A partir de ese momento, luego de una discusión, ella le pidió que se fuera de su casa.

Desde ese día, mientras se barajaban nombres de diferentes mujeres, Cabak sufrió el asedio mediático y también desde las redes sociales. Pero siempre dio la cara en público. Incluso, al día siguiente de su separación, mientras los rumores sobre lo que había ocurrido era el tema de debate de todos los programas, el conductor de La Jaula de la Moda se sentó a la mesa de Polémica como cualquier otro día.

En el programa, tuvo que hablar. Con muchos años como productor y una amplia experiencia como conductor, Iúdica le preguntó todo sobre lo que había pasado. Él se negó. Una. Dos. Tres. Cuatro. Cinco veces. Pero habló. El rating subía al mismo tiempo que la bronca de Horacio.

El modelo sentía que sus propios compañeros no lo respetaban. Se lo dijo al aire y fuera del aire a Iúdica y también a Sofovich. “Tomate una semana, si querés”, le ofreció el conductor. Orgulloso y herido en su ego, Horacio se negó. Al otro día, la situación se replicó. Esta vez, Cabak le respondió de muy mala forma a sus compañeros y, en especial, a Andrea Campbell.

A la semana siguiente, Cabak regresó al programa pero con una novedad. Su abogado, Fernando Burlando, había tramitado una medida cautelar para que los medios de comunicación no pudieran hablar de los supuestos mensajes infieles del modelo. Pero, él mismo rompió la medida en el programa.
 

Mi vida no es un show”. Con esa frase, Horacio hizo añicos su propia cautelar en Polémica en el bar y volvió a hablar sobre sus problemas personales. “¿Sabés cuándo se terminó la bocha? Cuando el juez dijo que todo el tema de la conversación en medio y los pormenores no tendrían que haberse hablado en los medios. Si hablan del tema, tienen que pagar 300 mil pesos”, completó.

“Hablaron de mi vida privada que nunca tendría salido a los medios porque era un mensaje privado”, aseguró Cabak. Cuando Iúdica le preguntó si le haría juicio a de Brito, el periodista con quien se comunicó su mujer para contarle lo que había hecho su marido, el modelo respondió: “No voy a decir eso en un programa de televisión. Nunca lo haría”.

“Hace una semana que estoy escuchando qué tendría que haber hecho o qué tengo que hacer. Y estás vos y 45 millones de personas más. Hace una semana que mi vida está en una trituradora por diversos motivos. Todos opinan sobre mí. Y no quiero que nadie me dé consejos. Necesito que me dejen tranquilo”, disparó contra Iúdica.

 

“Yo tengo 50 años y te dije antes de todo lo que suceda. Te lo dije con lo de los tuits de canchero y cuando te dije que te tomes una semana. Con una cautelar te ponés en contra a los periodistas quizás. Te lo digo porque sé un poco del tema”, le dijo Iudica. Y Cabak le respondió: “No quiero escuchar a nadie opinar de mi vida. Y no porque seas vos”.

Esa noche se empezó a romper la buena onda entre ambos. “Si hubieras usado esos tonos hace una semana, hubiese sido distinto. Cuando te sale el otro, el canchero, te sale todo mal. Y nadie te quiere pelear. Desde el minuto uno”, le dijo Mariano. Y Horacio volvió a decirle: “Lo que necesito es que no se hable más del tema”.

Fuera del aire, entre ambos estaba todo mal. Un par de días antes, Rocío Oliva, ex panelista de Polémica y una de las mujeres apuntadas como amantes, se peleó al aire con Cabak y le recomendó que le contara la verdad a su esposa, así no salía más gente lastimada por su culpa.

Fue un escándalo. Esa noche, Horacio se quejó ante Sofovich porque creyó que la producción no lo estaba cuidando lo suficiente. También estaba molesto por la actitud del conductor, que fue a fondo en cada pregunta. Creyó que lo usaban para subir en el rating.

A los violentos cruces con Iúdica, se le sumó una terrible noticia: la gerencia de A24 que, antes de que protagonizara el escándalo lo había elegido para conducir el noticiero que había quedado libre tras el fallecimiento de Mauro Viale, le informó que no iban a contar con sus servicios. Su sueño se evaporaba. El salto a un canal de noticias desapareció. Cabak no encontraba consuelo.

Enojado con sus compañeros y sin su gran proyecto en el horizonte, durante mayo, la participación de Cabak se fue desinflando en Polémica. Y Iúdica se quejó. “Doy todo lo que tengo. Si no te gusta, me voy”, le habría dicho durante una reunión, según fuentes allegadas a la producción.

“Hablaron de mi vida privada que nunca tendría salido a los medios porque era un mensaje privado”, aseguró Cabak. Cuando Iúdica le preguntó si le haría juicio a de Brito, el periodista con quien se comunicó su mujer para contarle lo que había hecho su marido, el modelo respondió: “No voy a decir eso en un programa de televisión. Nunca lo haría”.

“Hace una semana que estoy escuchando qué tendría que haber hecho o qué tengo que hacer. Y estás vos y 45 millones de personas más. Hace una semana que mi vida está en una trituradora por diversos motivos. Todos opinan sobre mí. Y no quiero que nadie me dé consejos. Necesito que me dejen tranquilo”, disparó contra Iúdica.

 

“Yo tengo 50 años y te dije antes de todo lo que suceda. Te lo dije con lo de los tuits de canchero y cuando te dije que te tomes una semana. Con una cautelar te ponés en contra a los periodistas quizás. Te lo digo porque sé un poco del tema”, le dijo Iudica. Y Cabak le respondió: “No quiero escuchar a nadie opinar de mi vida. Y no porque seas vos”.

Esa noche se empezó a romper la buena onda entre ambos. “Si hubieras usado esos tonos hace una semana, hubiese sido distinto. Cuando te sale el otro, el canchero, te sale todo mal. Y nadie te quiere pelear. Desde el minuto uno”, le dijo Mariano. Y Horacio volvió a decirle: “Lo que necesito es que no se hable más del tema”.

Fuera del aire, entre ambos estaba todo mal. Un par de días antes, Rocío Oliva, ex panelista de Polémica y una de las mujeres apuntadas como amantes, se peleó al aire con Cabak y le recomendó que le contara la verdad a su esposa, así no salía más gente lastimada por su culpa.

Fue un escándalo. Esa noche, Horacio se quejó ante Sofovich porque creyó que la producción no lo estaba cuidando lo suficiente. También estaba molesto por la actitud del conductor, que fue a fondo en cada pregunta. Creyó que lo usaban para subir en el rating.

A los violentos cruces con Iúdica, se le sumó una terrible noticia: la gerencia de A24 que, antes de que protagonizara el escándalo lo había elegido para conducir el noticiero que había quedado libre tras el fallecimiento de Mauro Viale, le informó que no iban a contar con sus servicios. Su sueño se evaporaba. El salto a un canal de noticias desapareció. Cabak no encontraba consuelo.

Enojado con sus compañeros y sin su gran proyecto en el horizonte, durante mayo, la participación de Cabak se fue desinflando en Polémica. Y Iúdica se quejó. “Doy todo lo que tengo. Si no te gusta, me voy”, le habría dicho durante una reunión, según fuentes allegadas a la producción.

A pocas horas de su primer mensaje sobre su desvinculación, Cabak contraatacó a la producción de Polémica en el bar. En especial, a Gustavo Sofovich. Por eso escribió en Twitter: "No Renuncié. No fue de común acuerdo. No hubo conversaciones. NO hubo respeto. No hay códigos. Simple". Al parecer, Horacio abrió un nuevo frente de batalla. Esta vez contra sus ex compañeros.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias